CARTA ABIERTA A CRISTINA

Querida Cristina:

Ante todo te escribo para saludarte y abrazarte virtualmente en este momento tan difícil para todos los argentinos, te cuento el motivo de mi carta,  hace meses volvía de visitar a mis padres me subí al tren roca y vi una escena que se me grabó en mi retina,  no me la pude borrar, un hombre con su hijo abrazados,  el nene tenia frio llevaba una camiseta manga larga, además  con el frio que hacía y se le caían los mocos su mirada reflejaba el sufrimiento,  nunca vi esa mirada de profunda tristeza en un chico como aquel. Uno a los chicos los ve alegres incluso, cuando salen a la calle siempre están con una sonrisa, mi hijo al menos es así, como muchos otros.

Vi el dolor de un padre de no poder siquiera abrigarlo, no podía cubrirlo, por tanto lo  abrazaba fuerte  no los conozco, eran personas de acá, se bajaron  de hecho en la misma  estación donde vivo yo.

Justo ese día mi mamá le había regalado una campera a nuestro hijo  mientras el descansaba en nuestros brazos. Yo me acordaba de los  90 el hambre la pobreza venia a mí,   como si fuera ayer. un temblor recorrió mi cuerpo y el de mi marido, ahí sin pensar, nos acercamos con todo ese dolor de antaño que sentíamos. Me levanté y lo abrigué después le mandé un mensaje  de disculpas a mi mama y aceptó porque principalmente me sentía mal con ella porque era para mi hijo pero la desesperación pudo más.

Desde ese día salgo con angustia, tristeza y bronca por esta argentina injusta, donde los que tienen celebran y los que no  lloran. A nosotros no nos sobra nada,  de hecho no llegamos a fin de mes,  nos  ayudan. Vivimos humildemente desde siempre sin emargo  hay otros que están peor.

Mi marido trabaja en una fábrica de la zona y tenemos miedo como todos.

Vemos el día  a día como nuestra plata se va innecesariamente en productos caros y veo como la gente empieza a tener la panza vacía, salen desalineados porque no tienen  para comprarse  ropa, seguramente priorizan alimentos para sus hijos y la plata se vaya todo en ellos o quizás no. Como este hombre que no podía.

La sensación de que el estado te da vuelta la cara,  trae mucha angustia, mas allá de que no alcance la plata porque la frialdad de los corazones no se reemplaza con nada y eso la gente lo siente.

Yo no quiero los 90  otra vez

 

 

 

Por eso Cristina estoy contenta de volverte a votar y con alegría recuperar todo lo perdido

Con amor

Zaida paz

Adjunto foto del hombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: